Páginas vistas en total

viernes, 10 de noviembre de 2017

Waldmann Plata y Fibra, Edición Limitada: Una alemana muy española

Cuando un aficionado piensa en Alemania, las marcas que brotan de su memoria son las grandes Montblaqnc y Pelikan, pero la industria germana de la estilográfica cuenta con muchas otras siendo la más destacada Lamyy Kaweco pero también ROtring, Online, Gran von Faber Castell, Staedtler, Schneider, Herlitz, Diplomat, Porsche Design, Wörther y Senator entre las más destacadas. Además, muchas empresas fabrican para otras marcas, no solo plumas enteras sino componentes esenciales como los plumines. Entre estos últimos destacan Schmidt y JoWo.

Waldmann es una de esas marcas alemanas poco conocidas pero con una tradición, calidad y solera, poco menos que equiparable a las más grandes. La historia de la compañía comenzó en 1918 en Pforzheim, en la Selva Negra. Fabricaba portaminas y fabuloso lápices mecánicos hechos en bronce, oro y plata. De ahí a las estilográficas había un simple paso que Waldmann dió en los años 30 del pasado siglo.En 1937 la marca obtuvo un premio en la exposición universal de Paría de 1937 por un lápiz mecánico de cuatro colores con patente propia. La compañía patentó muchas otras novedades como el famoso "Dos en Uno" de 1972, un combi que presentaba una pluma por un extremo y un bolígrafo por otro.

La producción de Waldmann es extremadamente cuidada en una fábrica que conserva un gran componente de artesanía en todos sus trabajos y que, ya va siendo una excepción, realiza todo su trabajo en Alemania. Cuando Waldmann dice "Made in Germany", lo hace al pie de la letra.

El trabajo de mecanizado y grabado son especialmente exquisitos. Waldmann es una de las pocas  marcas capaces de realizar, totalmente a mano, el famoso grabado "Vienna Pattern" en sus piezas



(fotos: Waldmann)

Waldmann fabrica para muchos clientes y, además, crea ediciones muy especiales para ocasiones únicas como los premios para la Copa América o torneos de golf como el Byron Nelson. Hasta en el cine se ven sus productos, como en la famosa Atrápame si puedes.

(foto: Jetpens)

Con estos mimbres, el conocido estilófilo Paco Cruz, de Cruzaltpens, decidió diseñar una pluma especial que denominó "Plata y Fibra" pues sus componentes esenciales son un cuerpo íntegramente realizado en plata de ley y un capuchón recubierto de fibra de carbono. Además, se trataría de una edición limitada a solo 100 piezas. Paco Cruz ha tenido la amabilidad de enviarme uno de los primeros ejemplares que constituye el objeto de esta presentación.

La pluma viene soberbiamente presentada en una caja negra de gran empaque.


En el interior, hay un estuche de madera lacada sencillamente impresionante. En pocas ediciones de gran lujo he visto una caja de tanta calidad. El acabado en laca es magnífico y el sistema de cierre y los materiales del interior, sencillamente perfectos.


La pluma es una pieza de  135 mm, un tamaño medio que compensa sobradamente el peso del metal. Más grande resultaría poco práctica.


La pluma está íntegramente realizada en plata de ley, con el contraste correspondiente en el cuerpo y con el brillo incomparable de este material.



La mecanización de la pieza es intachable. No presenta imperfección alguna.


Las formas de esta pluma son clásicas  y yo diría que intemporales porque encaja perfectamente con los nuevos gustos: formas limpias, pureza de línea y superficies cómodas.


La pluma es muy esbelta y resulta francamente hermosa. Llama poderosamente la atención.


El capuchón es muy característico. Íntegramente diseñado por Paco Cruz, se trata de un elemento de buen tamaño, aunque perfectamente equilibrado con el resto de la pluma. Está construido en plata pero recubierto de una camisa de fibra de carbono que aporta modernidad y tecnología de diseño. El contraste entre la plata brillante y el negro carbono resulta sumamente atractivo.




El capuchón lleva un clip de gran calidad y excelente funcionalidad. Es una pieza firme,  muy robusta y segura.


Se trata de una edición limitada y numerada.


Los remates de cuerpo y capuchón están perfectamente mecanizados.


La pluma se alimenta por cartucho/convertidor universal. La caja incluye un convertidor


El plumín puede ser de oro o de acero. El primero es una soberbia pieza deliciosamente grabada en oro bicolor con un rendimiento excepcional. El plumín de acero, con un desempeño típico de los mejores ejemplares alemanes, no queda a la zaga del primero.


No recomiendo el uso de la pluma con el capuchón posteado. El peso de la pieza hace que el conjunto resulte desequilibrado. El tamaño del cuerpo es suficiente para que pueda usarse sólo.


La escritura con esta pluma es perfecta. El desempeño del plumín es magnífico y otorga una línea limpia, segura y con un flujo perfecto. Siendo un punto fino, la generosidad del trazo permite obtener una escritura muy jugosa. Los plumines alemanes de calidad son una apuesta segura.


Esta edición de Waldmann, diseñada por un estilófilo español de la categoría de Paco Cruz, representa un trabajo digno de admiración. La estilográfica es hermosa, moderna y cn un desempeño absolutamente perfecto. La edición con el plumín de acero cuesta bastante menos de 200 euros lo que, a mi juicio, constituye un precio muy favorable con relación a todo lo que da la estilográfica.


Los afortunados visitantes del Penshow de Madrid tendrán la ocasión de verla y probarla pues me consta que allí será presentada en sociedad.


La pluma analizada me ha sido enviada amablemente por Paco Cruz de Cruzaltpens, a quien agradezco su amistad e impagable generosidad. Las opiniones aquí vertidas son, naturalmente, las mías, sin que se hayan visto influidas ni mediatizadas en modo alguno. En esto como en todo, Paco Cruz es un perfecto caballero.


miércoles, 8 de noviembre de 2017

Penshow Madrid 2017

Esta breve entrada da cuenta únicamente de la inminente celebración del PenShow de Madrid correspondiente a 2017.



El evento tendrá lugar en el hotel NH Collection de Madrid los días 17, 18 y 19 de noviembre de 2017.

Pueden conseguirse entradas gratuitas en la página web de los patrocinadores.

Como siempre, el Penshow más importante de Europa será la ocasión para que los estilófilos puedan disfrutar de un incomparable ambiente entre aficionados, amigos y vendedores, además de ser la ocasión para hacerse con alguna de las estilográficas con las que soñamos o, en todo caso, de verlas y tocarlas.

¡Feliz feria a todos!



domingo, 5 de noviembre de 2017

Sailor Arita Koransha, Sauces: El arte de la cerámica

La porcelana japonesa de Arita celebró su 400 aniversario de existencia y Sailor, siempre atenta a las tradiciones culturales niponas, decidió conmemorar tamaño evento dedicándole una escogida serie de plumas.

El término Porcelana de Arita se refiere a la porcelana fabricada en esa ciudad, Prefectura de Saga. En 1616, el ceramista coreano Ri Sanpei descubrió el caolín para la creación de porcelana en el monte Izumiyama y así fue como se fabricó por primera vez este producto en Japón. Aquellas primeras obras se exportaban a través despierto de Imari, que ha dado nombre a un estilo.

En 1689, Matashiro Fukagawa puso en funcionamiento el horno Koransha, en Arita,  con el que comenzó a fabricar una de las porcelanas más delicadas del mundo. Ya desde entonces, aquella porcelana se exportó a los cinco continentes. La fábrica actual data de 1879, fecha en que comenzó a apreciarse el estilo y la moda japonesa en Occidente.

Las estilográficas Arita Koransha son plumas que exhiben con orgullo algunos de los diseños más tradicionales de la fábrica. Se trata de una porcelana blanca pintada con lo que podrían denominarse delicadísimas sombras de color.


El estilo de los dibujos no es homogéneo porque la serie  contiene diferentes estilos, desde los más antiguos hasta los más modernos. Uno de los más destacados es el Gen-emon, basado en los más antiguos Imari.

La esencia de estas obras es que están realizadas completamente a mano, utilizando las técnicas tradicionales de la porcelana de Arita.

El trabajo en porcelana exige que cada artesano se ocupe de una parte muy concreta de la producción y que ésta sea perfecta. Algunas áreas de trabajo especialmente comprometidos son el torno, la pintura, el vitrificado y la cocción. Desde el barro utilizado hasta el combustible con el que se encienden los hornos (pino rojo japonés), todo está meticulosamente experimentado y tratado.

La pieza es una espléndida combinación de la cerámica de Arita con la resina negra típica de los modelos clásicos de Sailor


El tamaño no es excesivo, equivaliendo, más o menos, al de una 1911 Large.


Los remates, en cambio,son planos al estilo de las Professional Gear. La pluma se alimenta por cartucho/convertidor.


La cerámica es de un blanco inmaculado, adornada con dibujos en azul intenso.


Todos los dibujos están realizados a mano.


El motivo consiste en unos sauces en un paisaje montañoso. Al fondo, parecen verse las velas de un par de barcos.


Los remates de la cerámica son metálicos y aparecen dorados. Los anillos están dentados.


Como buena Sailor, los remates y fornituras son de excelente calidad.


El capuchón, de gran tamaño, está rematado por su parte inferior con un grueso anillo grabado con el nombre de la edición especial.


Los remates negros de la pluma son de resina negra, también de gran calidad.



La boquilla es también de resina. El plumín es un clásico 1911 Large de Sailor. Un elemento de primera categoría


La pluma es relativamente pesada, pero al no ser excesivamente grande, resulta perfectamente manejable. No es adecuado, sin embargo, usarla con el capuchón posteado pues resultado demasiado descompasada hacia atrás.


La Sailor Arita Koransha es, desde luego, una pieza digna de atención. No es la mejor para un uso cotidiano pero, como obra de arte, resulta sencillamente memorable.

Gracias a Ricardo, siempre generoso, por permitirme realizar este análisis.


miércoles, 1 de noviembre de 2017

La complicada y prometedora historia de Wing Sung

Hace relativamente pocos años, solo había dos fabricantes principales de plumas en China: Hero y Win Sung. Wing sung quiere decir vida eterna en chino.

En los años 90, debido a la contracción de la oferta interior en China, Win Sung decidió cerrar su división de escritura y cesó en la producción. La marca fue adquirida por Hero Group, que no es lo mismo que Hero Pens. 

El primer fenómeno que se produjo a partir de aquel momento fue una proliferación asombrosa de falsificaciones cuya causa fue el abandono de la marca original por parte de Hero y el intento de aprovechar de su prestigio por parte de fabricante poco escrupulosos.

Hace dos años aproximadamente, Hero Group decidió retomar la producción de estilográficas Wing Sung y dió un paso particular: pasar el trabajo a otras fábricas. La primera fue Victo, un complejo que el grupo posee en Shanghai y que gira bajo la denominación social de Shanghai Green Stationery. Fue así como volvieron a ver la luz modelos de inspiración clásica como el 612 y el 613

(WS 612. Foto: Ink of Me Fondly)

(WS 613. foto: Aliexpress)

Las anteriores plumas anteriores formaban parte del viejo modelo de negocio chino: estilográficas  poco innovadoras, basadas en piezas clásicas norteamericanas, y de calidad más bien baja.

Sin embargo, la sorpresa vino de la mano de la nueva 659, un homenaje a la Pilot 78 que sorprendió por su buena ejecución, su moderno diseño y un magnífico desempeño, siendo, en todo caso, una pluma muy barata.

(WS 697, foto: eBay)

A la 659 sucedieron dos plumas ciertamente singulares. La primera fue la 698, la primera pluma china de pistón en muchos años. Se trata de una pluma muy bella, de buen tamaño, buenos materiales y una relación calidad/precio realmente sorprendente, destacando en ella unas cualidades funcionales poco habituales en las plumas chinas. La 698, magníficamente acogida por la crítica y los mercados, se está convirtiendo en un verdadero hito en la historia de la producción china de estilográficas.

(WS 698. foto; Wing Sung)

A la 698 le sucedió la 618, otra pluma sumamente interesante que mezcla una boquilla carenada tipo Parker 51 con un sistema de carga por pistón. Esta pluma será próximo objeto de análisis en el blog .



(WS 618. foto: frankunderwater)

Retrocedamos en el tiempo hasta 1986. En ése año, Wing Sung había creado una filial denominada Wing Sung Educational (WSE o según su denominación en inglés:"Shanghai Yongsheng Culture and Education Utensils Limited Company" ) que también fabricaba plumas y que, por razones no del todo claras, mantuvo su independiencia estratégica de Hero, aunque también pertenece al grupo. A partir de 2014, esta empresa retomó la fabricación de estilográficas. De su catálogo destaca, en primer lugar,  la 6359, una recreación muy conseguida de la Lamy Safari.


(foto: Wing Sung)

Hay otras plumas muy interesantes, en la línea de las citadas más arriba, como la 3003, que recuerda mucho a la Pilot Prera.


(foto: Wing Sung)


Y, finalmente, la 3008, otra estilográfica moderna, bella y de gran funcionalidad.


(foto: Wing Sung)

En resumidas cuentas: la marca Wing Sung es fabricada actualmente por dos empresas: Victo y Wing Sung Educational. Esto explica la diversidad de modelos y la aparente concurrencia en un mismo nicho de mercado. Para saber a cuál de ambos fabricantes pertenece una pluma en concreto, se puede acudir a la caja en la que vienen presentada. Si al final de la información aparece la referencia www.victo.com, se trata de la primera.  Si este dato no aparece y, en su lugar, aparece el tradicional logotipo de Wing Sung, se trata de la segunda. Además, WSE usa convertidores totalmente transparentes mientras que Victo usa tornillos opacos.

Los plumines de estas dos marcas, especialmente las de tipo Pilot, son intercambiables aunque la punta de iridio es distinta en ambas y aparecen grabadas de manera diferente: Victo marca "Wing S" mientras que WSE marca con el viejo logo de una pluma en un círculo y, a menudo, la leyenda, "Wing Sung" o "Yongsheng" por debajo.

Resulta probable, a estas alturas, que ambas firmas acaben por convertirse en una, dado que su mercado es el mismo y sus productos, en cierta medida, indistinguibles. Se rumorea que ha sido la propia Hero la que ha propiciado esta situación para llamar la atención del mercado y relanzar la marca Wing Sung por todo lo alto, una marca que, no lo olvidemos, goza de un enorme prestigio. También se habla de que Hero desea recuperar los viejos modelos de Wing Sung creando una nueva fábrica para atender la rampante demanda interior china.

Por otro lado, el dinamismo de estas dos empresas, especialmente Vito, es enorme y hay fuentes que anuncian una próxima versión de la 618 con sistema de carga vacumático y otro con bomba de vacío. Si esto es así, marcará un antes y un después en la industria china de la estilográfica.






sábado, 28 de octubre de 2017

Graf von Faber-Castell Guilloqué Burnt Orange: Una aristocrática elegancia

En 1993, la conocida empresa alemana Faber-Castell creó una nueva división que denominó Graf von Faber-Castell (GvFC). La idea era, como ocurre con numerosas empresas generalistas, segregar un segmento de su marca matriz con el objetivo puesto en un mercado más restringido y específico como es el del lujo.

Algún día trataremos las diferentes visiones del lujo que tienen las marcas alemanas, pero la de GvFC es ligeramente diferente. Pretende revivir viejos modelos de clásica  estética, puestos al día con materiales de alta calidad y originalidad.  La tecnología de estos instrumentos no iba a ser de vanguardia ni excesivamente compleja, limitándose al ya clásico cartucho/convertidor como sismtema de alimentación estándar. El punto fuerte iba a ser su estética.

Las líneas de trabajo de GvFC giran en torno a su modelo Classic que, con variaciones en forma y tamaño, configuran la práctica totalidad de su catálogo. Estéticamente, son plumas de formas extremadamente elegantes y esbeltas, muy influenciadas por los modelos clásicos de finales del Siglo XIX y primeros años del XX entre cuyos detalles más definitorios está su fabuloso clip del que daremos detalles más adelante.

La preciosa pluma que hoy presento es el modelo Guilloché , ligeramente más pequeña y bastante más ligera que el Classic aunque ambas comparten un diseño prácticamente idéntico. La pluma se presenta en una preciosa caja que se abre en forma de tríptico, mostrando una cuna de tres cuerpos donde pueden colocarse los instrumentos en cuestión.


La pluma viene protegida por un delicadísimo saco de lino con cierre de cordón, de gran belleza y funcionalidad.


Los modelos Guilloché se caracterizan por tener cuerpo de resina, en lugar de las maderas típicas que utilizan los Classic. La resina es autoportante, es decir, que no está apoyada en un tubo interior de latón como ocurre en el modelo Classic. Se trata de un material de gran calidad al que también se califica de precioso por seguir, como sabemos, la ya clásica denominación de Montblanc.


El cuerpo de la pluma está guilloqueado, una decoración tradicional en joyería y relojería que consiste en grabar un relieve combinando líneas rectas y curvas, trazadas a máquina o de forma artesanal con máquinas antiguas y buril para retirar la materia sobrante. La técnica fue inventada por un artesano llamado Guillot. Hay diferentes motivos de decoración guilloché: Côtes de Genève, Clous de Paris, Grain d’orge (grano de cebada), etc.


En el caso que nos ocupa, se trata de un grano de cebada que el fabricante advierte como realizado completamente a mano, no habiendo dos modelos idénticos. La belleza del trabajo es extraordinaria y la ejecución del guilloqueado, impecable.


El modelo que aquí se presenta es una edición especial en color naranja tostado, lanzada junto con otros dos (Rosa Eléctrico y Turquesa) durante el pasado verano.



La pluma es extraordinariamente llamativa pues combina de manera absolutamente armónica, la extraordinaria clasicidad de sus líneas con el atrevido color naranja, tan de moda en los últimos tiempos.


La combinación de la resina naranja y el rodiado del resto de la pluma, resulta enormemente atractivo.



Las formas generales de la Guilloché, son las ya conocidas de esta marca, básicamente cilíndricas, con una destacada limpieza y pureza de líneas que subraya los detalles estéticos más sobresalientes del modelo: el cuerpo guilloqueado, el rodiado de las piezas metálicas y el fabuloso clip. Mide 134 mm.


Todos los componentes metálicos de la pluma están rodiados con la máxima calidad. No hay defecto o mácula de ningún tipo y los remates y adornos, como el anillo dentado que remata el capuchón, son sencillamente perfectos.


La boquilla también está rodiada aunque su uso resulta muy cómodo y seguro ya que presenta una forma ahusada que permite un agarre perfecto. Eso sí, capta las huellas como un imán.


La pieza más destacada de la pluma es su capuchón, un elemento sobresaliente que el diseño general destaca. Se trata de un cilindro rematado en forma aflautada, es decir, con una boca mayor, que a su vez cierra con una superficie ligeramente convexa, bellamente rodeada por un círculo dentado. Se ajusta a presión.


La pluma es muy equilibrada cuando se escribe con ella aunque no es fácil hacerlo con el capuchón posteado. En este caso, resulta demasiado pesada en la parte trasera y ello hace que no resulte cómoda.


El clip es, probablemente, el más bello que hoy existe en el mercado y, sin duda ninguna, el más funcional.  Se trata de una pieza articulada con un soporte unido al capuchón y un muelle que sirve de apoyo al cuerpo del clip que, a su vez, gira en torno a un pequeño pivote.


El accionamiento del mecanismo es perfecto y permite un ajuste seguro a prácticamente cualquier prenda. La belleza del mecanismo y su delicada realización, constituyen una inequívoca seña de identidad de esta pluma y de casi todo el catálogo de la empresa alemana.


La carga de esta pluma se verifica por cartucho/convertidor. El ejemplar viene equipado con uno de estos últimos, una pieza de calidad que contiene un muelle para evitar el efecto de la tensión superficial en la tinta. La medida del cartucho es universal.


El plumín, totalmente realizado a mano, es de un tamaño propocionado a la pluma. Se trata de un número 5, de oro rodiado de 18K. Es sobrio y elegante, únicamente grabado con el escudo de la marca sobre un fondo estriado.


El rendimiento de esta pluma es, como resultaba esperable al tratarse de una Faber-Castell, sencillamente soberbio. Se trata de un plumín muy rígido, pero con una suavidad extraordinaria, producto de un cuidadoso tallado de la punta. Aunque se trata de un punto fino, se comporta con mucha generosidad y un flujo perfecto. No hay interrupciones, dudas o imprecisión alguna. La pluma responde instantáneamente con una línea invariable y segura. Una verdadera delicia.


Siendo una pluma ligera, la escritura con ella resulta un verdadero placer. Permite largas sesiones sin fatiga o cansancio de ninguna clase. A quienes les gusten las plumas más grandes, puede resultarle algo liviana pero, en general, resulta muy confortable.


La Guilloché no es una pluma barata pues su precio de catálogo ronda los 300 euros. Hay muchas competidoras en este rango, pero pocas con la belleza, la finura y la elegancia de esta hermosa alemana.